Ecuador, de bajada

23-Nov-2017 09:32 am La Tri José Vicente Ponce

Jugadores suspendidos por indisciplina aspiran volver a la Tricolor

(Foto: Cristina Vega | AFP)


La posición actual de la selección de Ecuador en el ranking FIFA es la más clara demostración de lo que está viviendo el fútbol nacional, producto de errores que ya lo hemos comentado pero que continúan y eso es lo más preocupante.

Estar en el puesto 71 significa ocupar la peor posición desde que se implementó el sistema de "todos contra todos" entre las selecciones sudamericanas en 1996. Es decir es el más claro retroceso del balompié; 21 años después; y no nos vayamos tan lejos, porque en enero del 2013 probamos las mieles del orgullo al estar entre los 12 mejores equipos del mundo bajo la dirección del colombiano Reinaldo Rueda y la administración de Luis Chiriboga A.. Ahora somos la última selección del sur de América.

Esto prueba que las directrices del fútbol ecuatoriano están fallando; ¿por qué digo esto?; porque en cuanto a clubes sobresalimos como el caso del Barcelona S.C. entre los cuatro mejores de la Copa Libertadores e Independiente del Valle, finalista del año pasado, pese a los contratiempos económicos e incluso reglamentarios que lo hace más meritorio en su duro andar del reconocido torneo.

Hasta el momento los 24 equipos de la primera categoría no conocen el monto real de lo que van a recibir por los derechos de televisión para de esta manera armar de manera correcta los presupuestos, donde ese es el rubro más importante. Apenas 10 de esas instituciones tienen la licencia de clubes que exige la Conmebol para poder participar a nivel nacional e internacional.

No se resuelven los graves problemas actuales como son las deudas a futbolistas que se prestan para ser engañados al firmar roles de pago que nunca fueron efectivos, pero que llegan a la Federación y sin comprobar habilitan a los morosos con la figura de "acuerdo momentáneo" pero cada semana es lo mismo.

Que la Asociación de los futbolistas haga respetar de manera real los derechos de sus agremiados con hechos y no palabras, que existan beneficios y proteger el bienestar de los profesionales, que tengo entendido aportan económicamente a la AFE.

Y ni se diga el de los malos arbitrajes que cada semana se inmiscuyen en polémicas que al final no encuentran soluciones; al contrario se vuelven crónicos; producto de ello es que no hay ningún representante en el próximo Campeonato Mundial de Rusia, la última vez que no ocurría fue en el 2010.

Es el momento señores directivos de pensar en verdaderas reformas que sean propuestas en el próximo congreso ordinario en bienestar del fútbol ecuatoriano y no en intereses personales, porque de lo contrario lo que van a obtener son más pérdidas ya que no sólo los auspiciantes, sino los aficionados se seguirán alejando debido a la mediocridad en calidad de jugadores, de técnicos y de leyes apropiadas que les asegure inclusive sus vidas.

Por lo expuesto queda claro que el ECUADOR VA DE BAJADA en su deporte más apasionado: el Fútbol. Y hay que hacer mucho.